domingo, 28 de noviembre de 2010

Calabobos



Banksy. “Balloon gril”



Entre tanta emoción, como cuando los naturalistas hallaron tigres a 4000 metros de altura, en las montañas del Himalaya, le sorprendió su hallazgo. Allí estaba, camuflado con un sombrero extrafino Iraca color azul. Pero el cigarrillo le identificó, al igual que su actitud fanfarrona y arrogante.

Como cantaba J. Drexler: "Nada se pierde. Todo se transforma". "Y se conecta. Estamos en todas partes. Pero no somos todo. Somos una célula pasando información a otra célula. Una porción delimitada y perdida en el reticulado del mundo. Vivimos en un archipiélago de cables y radiaciones. Un mar salado con redes de camalotes digitales. Nos escribimos de noche. Comentamos los hechos del día. Preferimos los mensajes instantáneos. Nos escribimos correos. Hoy me dijo que estuvo revisando su cuenta de mail. Para nosotros el monitor es un imán eléctrico, un condensador de energía, un dinámo. Apoyas la cabeza en la pantalla y te da amnesia. Cada tanto, sin embargo, necesitamos el contraste y salimos a la calle". Hablar De Mí, Autores Varios.

No hubo saludo, ni respuesta alguna a sus palabras. Sus zarpas habían rebasado suavemente su espalda y en un giro imperceptible, con mucho cuidado, sin que sus uñas dejaran marcas en un corazón aprisionado y sometido, desechó su presencia. Su voz ronca junto con los ojos enormes sonriendo ante la muerte inminente de su víctima, ignoró su presencia. Ella aprendió que los calabobos y los chubascos no importan, que nada equivale a la prórroga de la espectativa. Lo intuía y desatender era el alimento de las personas.

48 comentarios:

  1. hay veces que encontramos garras feroces en lugares inesperados.A veces las sentimos cerca, las intuímos; otras veces no podemos escapar de su zarpazo...La vida...

    ResponderEliminar
  2. Me ha entrado desasosiego y frío con tu post.
    Besos y feliz semana Lemakita.

    ResponderEliminar
  3. Y otras veces, permitimos que la mano que cojemos sea también la mano que nos hunda.

    Besossss.

    ResponderEliminar
  4. Es cierto, nada muere, todo se transforma... Una buena filosofía para enfrentarnos a la muerte.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Siempre estamos en contínua transformación, a veces de forma afortunada y otras tantas hacia la destrucción inevitable...
    la tristeza es como el calabobos: apenas se ve, pero nos impregna hasta los huesos

    Es muy triste, niña, pero hermoso

    ResponderEliminar
  6. Igual era solo un abrazo... pero a veces hasta eso nos hace daño...

    Besicos

    ResponderEliminar
  7. Vivimos en una locura desbocada.
    Cada vez más desbocada.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Es triste. A veces nos dejamos abrazar aunque nos lastime.

    ResponderEliminar
  9. Nos encontramos en ocasiones zarpas que nos agarran y que hacen daño porque no nos dejan ser nosotros mismos. Otras veces esas zarpas esconde las uñas y nos acarician hasta no entender lo que ha podido suceder con el animal que tiene dentro....

    ResponderEliminar
  10. Muy inquietante, me dejas de piedra.

    ResponderEliminar
  11. Que desasosiego verte ante un zarpazo certero!!

    Bss.

    ResponderEliminar
  12. Buenos días Lemaki, todo se transforma, pero los camalotes, qué difíciles son de eliminar. Un abrazo
    Primitivo

    ResponderEliminar
  13. Hay zarpazos que no sabes si te matan o si te curan. Preciosas palabras.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Hola,

    Soy Colombiano, vio al sur occidente de mi país, en Santiago de Cali.

    Acá tampoco usamos la palabra púrpura muy amenudo, ni siquiera Violeta. La gente dice MORADO.

    Un abrazo. Me gustan los trextos e lilustraciones de tu blog.

    gracias por pasar...

    anuar iván.

    ResponderEliminar
  15. Me siento estúpida. No entendí nada. Me gusta como está escrito y me gusta la pintada de la plantilla de bansky. Pero no cogí el sentido del texto. [algo intuyo pero no lo comprendí. aunque, realmente ¿es necesario entenderlo todo? . ¿no basta casi siempre con las emociones?

    ResponderEliminar
  16. Wow! Fuerte! Obliga a reflexionar y eso es muy bueno!

    Muchas gracias por tu afecto.

    BESOTES GUAPA Y BUENA SEMANA!!!

    ResponderEliminar
  17. Me dejas fría en un día gélido. Yo pido abrazos pero no de estos. Pero, tristemente, son los que abundan.
    Besos wapa.

    ResponderEliminar
  18. Si decidimos vivir, nos exponemos a los zarpazos.

    Pero es la ùnica forma de vivir.

    bien escrito.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. ¿Tigres o leopardos de las nieves?
    Hay zarpas que te pueden salvar, pero por lo general dan achuchones maliciosos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  20. Recomendable deporte vital: el esquivar zarpazos. Es lo que tiene la ley de la selva...

    Bueno y profundo el texto, Lemaki.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Lemaki, a menudo me obligas a leer dos o tres veces los textos, así que simplemente te comento que pasé por aquí y que tus palabras me hicieron pensar.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  22. Un mar salado con redes de camalotes digitales…
    Eichhornia crassipes, jacinto de agua, camalote, water lilly es una especie invasora de planta acuática; endémica del Amazonas y de la cuenca del Paraná.
    Su flor es azul celeste. Visualmente generan una bella imagen de praderas floridas flotando sobre las aguas pero…
    Se la conoce como “maleza del agua”, pues se extiende rápidamente por la superficie y su intrincado tejido de tallos subacuáticos y raices tóxicas dificulta grandemente la vida a peces y aves.
    En 1989, se informó de su aparición en el Lago Victoria. En pocos años generó un desastre ecológico que afectó las orillas de Tanzania, Kenya y principalmente Uganda, donde ocupó casi un 80% de su superficie, acabando con la pesca de ribera y dejando sin aves acuáticas el entorno.
    De todo esto no hubiera tenido conocimiento, pero despiertas mi curiosidad en cada una de tus entradas.
    Klosepas lemaki

    ResponderEliminar
  23. .Un texto oscuro que nos prepara para ese desenlace también oscuro; sólo que nosotros, lectores, al principio no lo sabemos. Nada presagia ese final turbulento. Biquiños,

    ResponderEliminar
  24. Deberíamos ser concientes de nuestra insignificancia.

    Muy bueno.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  25. Uno muere siendo víctima de otra que no sabe que lo es también.
    Desatendiendo la atención que debiera hacernos caer, pensar, en la lluvia todo puede suceder.
    Cada tanto hablo de mí, varios autores apoyan su cabeza en ni sé donde, o debo de ser yo, puede ser.
    Reflexiono, Lemaki, tus textos me hacen darlos y darme mis vueltas.
    Siempre un placer, gracias
    Saludos, besos

    Ío

    ResponderEliminar
  26. debo ser muy ingenua yo, porque jamás pensé en un simple abrazo, imaginé un corte abrupto, un amor trunco, unas palabras impías que la dejaron a ella de una sola pieza y sin nada en las manos ni en el alma

    o a lo mejor es la enormidad de posibilidades que nos brinda un escrito como éste y la imaginación que se deshace en historias

    duro, lemaki, muy fuerte
    beso enorme

    ResponderEliminar
  27. Me dejaste pensando, me vinieron imagenes extrañas a la mente... desordenadas...
    La virtualidad si deforma y aliena al exagerarse... las herramientas se vuelven mas como la bola y cadena que como utiles protesis de la modernidad... Y las zarpas, oh vaya.

    Besos

    ResponderEliminar
  28. Muy reflexivo...te aseguro que has consguido que me cale con este calabobos

    Un beso.

    Arwen

    ResponderEliminar
  29. Un abrazo de oso ciertamente peligroso...muy bueno

    ResponderEliminar
  30. Yo te dejo abrazos sin garras...y me han dado unas ganas de volar tomada de esos globos.
    Besos para ti.
    mar

    ResponderEliminar
  31. Como me gusta la palabra calabobos y me ha encantado el relato, me voy a descansar de tanto ordenador, que me duelen los ojos...

    dirty saludos¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  32. Despúes de todo, la muerte sólo es la oportunidad de volver a jugar....

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  33. Morimos y renacemos muchas veces a lo largo de nuestra vida.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  34. ...desechó su presencia...desatender es el alimento...tus palabras son puñales certeros.
    Un texto magnífico.
    Un abrazo...de los largos :)

    ResponderEliminar
  35. Lo que aparenta ser dulzor nos destruye la piel, lo que aparentaba ser miel , se transforma en hiel. El hombre es mutable, transformable.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  36. Sociedades deshumanizadas. Calabobos, sí.

    Besos.

    ResponderEliminar
  37. Tambien la mujer es mutable t trasnformable (me toca defender la especie tras un comentario de Taty que he leido), de todas formas tu relato puede aplicarse a cualquiera de los sexos, incuido el tercero,con la pqarticularidad de que siempre llevamos dentro un tigre y un angel. Lo dificil es acertar.
    Y el calabobos en mi tierra se llama orballo y en el pais vasco sirimiri.
    Bicos

    ResponderEliminar
  38. Me ha gustado tu blog y tus letras te dejo jazmines en la puerta

    ResponderEliminar
  39. Mi querida Lemaki, paso el día de hoy saludando a los buenos amigos. Te dejo un fuerte abrazo y un gran beso.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  40. Porque somos seres insatisfecho o temerososo de la felicidad desechamos lo que es bueno, placentero y noble.. desatender es la carrera de los débiles..

    ResponderEliminar
  41. Hola Lemaki

    Comparto contigo que todos estamos conectados, y formamos parte de un todo. Y a la vez, huímos del contacto, del compromiso. ¿Contradictorio?

    Besotes.

    ResponderEliminar
  42. A pesar de todo hay que seguir creyendo que el amor es el úncio sentimiento capar de trocar zarpazos en pétalos de rosas.

    Ojalá que ni las garras puedan rozarte.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  43. ¿Estás mejor Lemaki? Por lo que he averiguado no tiene blog y el perfil es muy pobre.
    Si quieres ponte en contacto conmigo. Mi correo está en mi perfil.
    Besos

    ResponderEliminar
  44. una espectativa es vida en si misma.



    muak

    ResponderEliminar
  45. Sí que nos absorbe el monitor y luego afuera a respirar un poco. La amnesia nos acaba, la locura nos descontrola.

    Un abrazo,

    Andri

    ResponderEliminar
  46. La diferencia puede ser que los científicos que encontraron tigres tan arriba, sabían que eran tigres. Posiblemente no los esperaban.

    Aquí, en cambio, bajo la lluvia, lo único interesante era la expectación y la espera. El tigre era lo de menos.

    ResponderEliminar