domingo, 7 de noviembre de 2010

Copia pirata



Samuel Montalvetti


Mientras escuchaba las profundidades del océano desde su ordenador, percibiendo sonidos de barcos, delfines, cachalotes, ballenas... a través de doce micrófonos distribuidos en el fondo del mar, pensó que esta vez no escribiría sobre su propio abismo, había muchos asuntos interesantes respecto a los que tratar: temas sobre cosas positivas, grandes hechos heroicos de la gente común o los sacrificios de unas personas por otras o incluso, acerca del amor (no carnal). Intentó inventar algo fantástico y que tuviera romance, drama, secretos y también alguna desaparición.

Pero esta vez no tenía ningún esbozo respecto al tema a tratar. No comulgaba con el fin de semana pastoral y a pesar de la resistencia, no se consideraba un ente que había hundido su persona en el barro. Ese día, más que otros, no se sentía parte de un cuerpo asignado por la historia, ni costilla, ni clavícula, ni ovarios.

Solo pensó en aquel pirata que abordó su nave, entretanto flotaba serenamente en el mar cotidiano invocando su causa perdida. Y se dió cuenta que no amó más de la cuenta, que disponía de la fuerza suficiente para desarmar cualquier leyenda o historia de ficción. Aprendió que no necesitaba más sabiduría que haberle asimilado de memoria, sin comprensión, con alguna regla nemotécnica: piel blanca, pelo rubio, ojos azules, y con alguna ficha rápida o chuleta.

Y entre algunas imágenes que aún retenía, apareció un poema de Ángela Ibáñez:
Me dices que dices no dices que te deje en paz, o tal vez deseas que no deseas dejar de verme. Piel y guerra de palabras en la piel. La verdad de los cuerpos que no descansan en paz. Que mueven y remueven el agua y la marea de sentimientos que no llegan y se retrasan. Erguido navío que lanza al techo su mensaje de sombras y sigilos. Dulce mensaje para los dedos que navegan, por esas aguas levantadas y redondas hacia el horizonte del sur, donde el amanecer empieza a despuntar y el sol parece que sale y termina por levantar.

55 comentarios:

  1. Al final, siempre sale el sol.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. En su caso escuchar el sonido del océano le ayudó a encontrar algo en si mismo... Indagación interior muy bella. Ah! Y a veces es mejor no mirar fuera... aunque de vez en cuando es sano también.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Bueno... es estupendo salir de su propio abismo y ver y escribir bajo la luz del sol!
    Besos abisales

    ResponderEliminar
  4. Bucear es estupendo pero yo prefiero escalar montañas me parece menos claustrofóbico.
    Buenas letras cielo
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. 'No comulgaba con el fin de semana pastoral' , que bien lo has engarzado en la historia. Se supone que ha sido este fin de semana mediática.

    Me ha gustado que haya surgido un pirata guapo y que haya abordado su nave, para eso, no necesita de historias pasadas, con el presente tiene más que suficiente.
    Claro, y el movimiento del agua :)

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Importante no sentirse parte de un todo, no perderse en otro, sino ser una misma. No ser una costilla de un cuerpo que no habitas.
    Besos Lemaki. Felinz comienzo de semana.

    ResponderEliminar
  7. Buen texto. Muy bueno.

    Al fin de cuentas, lo importante es el equilibrio.

    Bien escrito.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Muy buenas letras...pensar que cuando era pequeño quería estudiar biología marina...bucear es una cuenta que aún me debo por estos días...

    Me gustó muchísimo el texto, me hago asiduo visitante de este espacio.
    :D

    ¡Gran Abrazo de Tucumán!

    ResponderEliminar
  9. qué placer siempre es leerte, Lemaki, sin importar que regusto me lleve en la mirada.

    son siempre preciosas tus letras!

    ResponderEliminar
  10. desde el abisno a la superficie,un largo recorrido que nos muestra de qué estamos hechos en muchos casos
    se forjan carácteres y espíritus tenaces

    besitos de luz
    buena semana

    ResponderEliminar
  11. En los lugares más oscuros y profundos, es donde se aprecia la luz. Un abrazo, no te he olvidado. ;)

    ResponderEliminar
  12. qué buen post, amiga!!
    Piel y guerra de palabras en la piel...dulces mensajes en los dedos que navegan...guauuuuuu!!!
    me encantó!!!
    buena semana.
    kisses

    ResponderEliminar
  13. No conocía el poema.
    Lo he buscado y me ha gustado mucho.

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. No anduve yo por ahí, que sí que estoy, ¿ves?, vengo dejando besos.

    El desaparegut.

    ResponderEliminar
  15. Hay veces que solo se quiere amar.
    Saberlo tiene que ser suficiente motivo.
    No saberlo también.
    Tus palabras me han contado muchas cosas hoy; gracias, Lemaki.
    Besos

    Ío

    ResponderEliminar
  16. ¡que bonito! aunque hay una regla nemotécnica más bonita para acordarse del pirata, oir "Tatuaje" de Concha Piquer, así seguro que no olvida al hermoso rubio como la cerveza.....

    ResponderEliminar
  17. Piratas que roban los corazones...¡¡¡menuda maravilla!!!...

    Saludos.

    Arwen

    ResponderEliminar
  18. Lo que puede inspirar un sonido. Y cuantos piratas abordan naves para dejarlas al olvido. Aunque siempre aparecen bucaneros, en mi caso bucaneras, dispuestas a salvar algo del naufragio.
    ¡Que entrada más inspirada Lemaki!
    Besos wapa.

    ResponderEliminar
  19. Muchas veces la página en blanco es como el fondo del océano, hay que perderse en sus profundidades, y leve de ánimo, cerrar los ojos y dejar que los recuerdos hablen.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Un bello poema donde ser uno mismo es lo más importante.
    Mil besos.

    ResponderEliminar
  21. Interesante texto, buscaré el poema.

    Dejo un saludo cordial y un gran beso.

    Hasta pronto Lemanki.

    ResponderEliminar
  22. sentía que las musas la habían abandonado, pero despues se dio cuenta que simplemente se habían puesto de costado para que ella pudiera recorrer mentalmente su historia con el pirata. Buena o mala era suya

    un beso, admiro la forma en que conectas siempre escritos con los versos o la prosa de algun autor

    besos

    ResponderEliminar
  23. Hoy tu blog huele a sol y a sal, a mar y a amor, a ficción y a realidad, como siempre me gusta mucho.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  24. A mi tambien me ha gustado muchisimo.
    Leerte es un placer.

    Voy por el poema, realmente me ha dado una cierta curiosidad saber que dice.

    Un beso

    ResponderEliminar
  25. Y yo que tenía en mente, que los piratas son todos morenos, greñudos, con barba y parche en el ojo... vas tú y nos presentas un blancuzco rubiales de ojos azules.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  26. No parece el pirata típico jejeje
    Espero que algún día una pirata me aborde...

    Bésix

    ResponderEliminar
  27. sean bienvenidos/as los/as piratas que se lanzan al abordaje de nuestros sentimientos...

    ResponderEliminar
  28. Hay tantas palabras por decir, pero hace falta elegirlas bien...

    Por ejemplo, en el poema de Eeva Kilpi:

    "Dime si molesto, dijo él al entrar,
    porque si molesto, marcho de inmediato.
    No sólo molestas, contesté,
    pones patas arriba toda mi existencia..."

    Hay que elegir las palabras que lo cierren:

    "Bienvenido"

    o

    "Hasta nunca"


    Admirada Lemaki, tú decides...

    ResponderEliminar
  29. ¿es ilegal cunado me lees y me sientes?



    si lo haces...


    bst

    ResponderEliminar
  30. Que fusión más amable. Los dedos se camuflan entre las olas y se dejan arrastrar por la pasión de su fluidez.
    Un beso

    ResponderEliminar
  31. Me ha encantado el "mestizaje" de tu texto. Buscar , encontrar el equilibrio es la clave.

    Me ha gustado mucho.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  32. Bueno Lemaki, hay días que uno no encuentra o no le salen las palabras para nisiquiera hacer un boceto. Entonces es el momento de hacer una pausa y cambiar de actividad, que la inspiración ya volverá.

    Bss.

    ResponderEliminar
  33. Este finde también ha sido algo extraño, de quemar naves como última instancia...

    Besicos

    ResponderEliminar
  34. Cada cual es su propio mundo abisal.

    ¿Encontraremos un pirata que nos lleve más allá?

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  35. Si no se busca el equilibrio, no hay nada por hacer.
    Me ha encantado tu blog.
    Besos
    nela

    ResponderEliminar
  36. Me atrapas con tu forma de escribir y describir estados de ánimo, sentimientos...

    Mis piratas también eran rubios y de ojos azules :)

    abrazo admirado. Buena semana

    ResponderEliminar
  37. Leerte siempre me produce dos cosas basicas: Me deja la sensacion de que puedo interactuar en el relato.... escribir una parte en mi cabeza... dibujar parte de sus imagenes... y ademas, me invita a leer mas autores... a investigar a veces.
    Este post me a encantado... tanto que de ahora en adelante esperare ser abordado.

    Besos

    ResponderEliminar
  38. A veces la única evasión de la cruda realidad es la literatura. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  39. Cuando las copias piratas se hacen para hacerlas más grandes, más bellas... creo que se permite ;9

    ResponderEliminar
  40. Dicen que después del fondo del abismo, no se puede ir más abajo...
    Que bello poema y tu texto una maravilla, felicitaciones por la inspiración. Tiene algo, que creo, a todos nos toca en algo.

    Un beso.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  41. Disculpa Lemaki, con tu permiso vuelvo para releer, me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  42. Muy bueno el texto, me gustó mucho! Aunque para ser sincero, prefiero tierra firme o aire. El agua me inspira demasiado respeto!

    BESOTES GUAPA!

    ResponderEliminar
  43. Tus manos

    Si algún día hay encuentro
    te buscaré las manos
    Podré reconocerlas
    tanto las he pensado
    Un nido acogedor
    cuando ahuecan las palmas
    La suavidad del aire
    cuando acarician algo
    la firmeza del mármol
    para decir adiós.


    Mientras tanto, brindo por quien las mueve tan diestramente, sobre un papel o sobre un teclado.

    ResponderEliminar
  44. los sonidos de ese océano me han salpicado el pelo y los delfines silbaron a mi paso, a modo de piropo, diría yo, no porque lo mereciera, más bien por educación.

    pequeña, rellenita, piel blanca y en esas edad madura que inicia el declive hacia la senectud.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  45. Siempre aciertas con los poemas que acompañan a tus estupendos relatos...
    Maravilloso Lemaki.

    ResponderEliminar
  46. Quizás los cuerpos que no descansamos en paz
    al final somos los campeones.
    Pero no lo sabemos, y vienen los naufragios.
    Y hay quien le echa la culpa a los piratas.

    Bacio

    ResponderEliminar
  47. Gran poema el de Ángela Ibáñez. Cuando la vida no nos brinda emociones, tendemos a imaginarlas, como ocurre en este caso. Y nuestra imaginación va más allá de lo clásico como ocurre en este caso, donde el pirata no es feo, sucio y greñudo sino que se nos presenta como un hombre apuesto, alto y rubio (¿un pirata nórdico o un vikingo?). Interesante entrada, Lemaki.

    Besossss.

    ResponderEliminar
  48. Me encanta tu forma de contar las historias, es muy personal, con un lenguaje muy elaborado, una expresión diferente que no cae en los lugares comunes por todos conocidos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  49. yo pienso que desde la oscuridad se escribe muchas veces mejor que desde el sol. Pero es solo un pensamiento mio. Por cierto gran testo. Un saludo de tu amigo Falsario.

    www.falsario.org

    ResponderEliminar
  50. Es difícil alcanzar el equilibrio, el ser humano es demasiado contradictorio...

    ResponderEliminar
  51. OHHH ME ENCANTO TUU BLOGG
    ES SUPER BONITOOO JAJAJA
    EMM TE PASAS POR EL MIO... SI PUEDES..
    Y YA DE PASO DEJAS COMENTARIO...
    YY NO ME SIGUES AUN... SIGUEME...
    AISS CUANTAASS COSAS TE PIDO JAJAJA

    ResponderEliminar
  52. Cuando puedas mira,mi última entrada.
    Un millón de besos.

    ResponderEliminar
  53. A veces hay que enfrentarse a uno mismo, aunque duela, aunque podamos morir en el intento.

    Besos desde un faro en mitad del mar,siendo espuma entre las rocas

    Mar (...La vendedora de humo)

    ResponderEliminar
  54. Hola Lemaki.Me ha gustado mucho.Tendré que volver cuando el resfriado que ha abordado mi cerebro me permita comentar algo...
    Un saludo.

    ResponderEliminar