sábado, 25 de diciembre de 2010

Movimiento alternativo




Después de dieciséis años aún continuaba mirándola de soslayo mientras se desnudaba en el momento de meterse en la cama. Aprovechaba aquellos instantes para contemplar algo de carne, sobre todo en invierno, cuando portaba capas y capas de ropa. Y así, en el interior de la cama se descubrían desnudos.

Sus manos se ensanchaban para aferrar su cuerpo, buscando y encontrando su espalda e inmediatamente sus caderas. Ella sentía un agradable estremecimiento al primer contacto con sus manos. Y él pensaba: "No es que carezca de sentido de culpa, pero la verdad es que no me atormento. Las sensaciones vienen y se van, son aves migratorias, y cuando vuelven, si vuelven, ya no son las mismas. Se fueron frescas, espontáneas, recien nacidas, y regrasan maduras inevitablemente programadas. Entonces, ¿a qué ahogarse en el deber?".

Ella reacciona dominando por entero, todo el perímetro de su espalda. Y mientras, piensa: "Todo eso lo sé. Y sin embargó en mi, hay una vocación de permanencia, que por otra parte nunca he visto cumplida. Es obvio que el futuro está lleno de amenazas, de riesgos, de inseguridades pero yo creo, para mi uso personal, un cielo despejado. De lo contrario, el goce se me gasta antes de tiempo. Tu te aferras al instante, ése es tu estilo. Mi instante, sin embargo, quiere ser prólogo de otro, aunque lo más probable es que luego ese otro instante no comparezca. Algo o alguien puede matar mi futuro".

En el espacio reducido de su cama él la besa, sintiendo que su amor a pesar de ser grande cabe en ese lugar tan reducido, como es el colchón de amar equivalente a un mar de pasiones. Como la ventana desde la que se mira con atención y medita sobre la inmensidad del mar.

Y en la calma consecutiva, se dicen: "Qué importa si es o no repetición, qué importa si es prólogo o desenlace. Estamos, somos, uno a uno. Dejemos que la muerte nos odie desde lejos. Uno más uno, une. Se unen pues. El mundo queda fuera, con sus culpas, sus deberes y sus ropas".


Mario Benedetti, Vaivén.

52 comentarios:

  1. Sí. A veces eso es lo único que importa... ¿qué mas da si es repetición, prólogo o desenlace? como dice Benedetti. Lo importante es -sean dieciséis o los años que sean- tener quien nos mire de soslayo y acaricie nuestra espalda.

    Abrazos, Oliva :)

    espero y deseo todo haya transcurrido mejor de lo esperado

    ResponderEliminar
  2. Muy buena elección: Mario Benedetti.

    Besos Oliva.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  3. somos recicladores de palabras por qué no ha de ser entonces de sensaciones igual:)

    uno a uno, unidos pués!

    felíz domingo!!!

    ResponderEliminar
  4. Diferentes formas de amar.´
    Patrones definidos por el sexo.
    Desde nuestro origen hasta hoy.
    Será culpable la genética?

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Un buen fin de año Oliva, dejarse seducir por el deseo es una opción de amor placentera. Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. El bolígrafo estaba cargado de amor al escribir tan bellas palabras, te hacen soñar, evocar encuentros similares, muy bellas palabras,
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Uno mas uno, une.
    Pero las mujeres ansiamos el dos en uno.

    ResponderEliminar
  8. Estamos, eso es lo que importa
    besos Oliva

    ResponderEliminar
  9. Maravillosa descripción de un acto cotidiano, de algunos más cotidianos que de otros... ;)

    ResponderEliminar
  10. "Para contemplar algo de carne", uuffff, con lo que nos gusta ser una carne sagrada, un manjar, algo precioso y perfecto aún con nuestras imperfecciones. El amor y el deseo van de la mano, lo otro es cariño, nada más.
    Oliva, un abrazo fuertote.

    ResponderEliminar
  11. !Qué bonito poder para el tiempo y que nada importe más que lo que hay en la habitación!
    Benedetti, !qué grande!
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Que bueno mario, hijo de Brenno.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. ¿Dieciséis años después? ¡No lo creo! ya miras de frente ante la desnudez del otro.
    Felices fiestas.

    ResponderEliminar
  14. Delicioso cuento de Benedetti, como para sentirlo en una tarde de otoño, acurrucada en un sillón bebiendo una taza de café...
    Un beso Oliva

    ResponderEliminar
  15. OLIVA. Alfredo no publica porque una hija suya sufrió un atropello, ahora está mejor pero sigue en el hospital pendiente de una operación de la pierna.
    Un abrazo y felices fiestas.

    ResponderEliminar
  16. No, el teléfono no lo tengo. Su hija es compañera de trabajo y también tiene un blog, por eso estoy enterado del tema. No te preocupes que le transmitiré tus ánimos. Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Apoyándote en un texto de Benedetti haces una excelente reflexión entre amor-sexo como algo que siempre está en primer plano de lo sentimientos aunque no se manifieste.

    Excelente

    Abrazos

    ResponderEliminar
  18. Grande Benedetti en su sencillez, en su cercanía:

    qué importa si es prólogo o desenlace. Estamos, somos, uno a uno. Dejemos que la muerte nos odie desde lejos. Uno más uno, une.
    Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  19. Maravillosos deseos maravillosamente escritos. Gracias, ha sido algo muy sensual. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Cuando la rutina del amor consabido se despereza todo es preludio de una calma repleta de tempestades.

    Besos, Oliva.

    ResponderEliminar
  21. Muy sugerente el título: Movimiento alternativo.

    Feliz y próspero 2011.

    ResponderEliminar
  22. Historia de alcoba con broche de Benedetti. Me supo a poco... ;-)

    Bss,

    ResponderEliminar
  23. Alternativas siempre presentes, ahí están, a su disposición, concentradas en un punto ineludible.
    Me ha encantado, Oliva, es siempre tan preciosa tu manera de narrar¡¡¡
    Un beso

    Ío

    ResponderEliminar
  24. Tener quien nos mire y nos espere sin determinar el orden. Qué esté!.
    Redondeas esta historia con Benedetti. Casi nada.
    Me gustó mucho.

    Besos, Oliva

    ResponderEliminar
  25. Precioso tu relato. Las sensaciones y las caricias son aves migratorias... no se puede decir de una forma más real y más poética a la vez.
    Me ha encantado, por lo que evoca, por lo que muestra, por lo que emociona.
    Mi admiración.
    Un fuerte abrazo, Oliva.

    ResponderEliminar
  26. No haremos el amor
    él nos hará.


    Julio Cortázar.

    ResponderEliminar
  27. Suerte

    Suerte; haberte encontrado navegando por el mundo oceánico de la blogosfera.
    Suerte; haber conocido esta bitácora que hace realidad nuestro punto de encuentro cada semana, compartiendo palabras entrelazadas que forman poesías o experiencias varias...

    Suerte; poder estar a tu lado en la recta final del año para despedirlo brindando con premura chin! chin!
    Las copas en alto llenas de azucarillos de ilusión, semillas de fantasía, perlas de felicidad, almíbar de sueños y pétalos de esperanza.
    Suerte; poder prestarnos las alas para continuar el vuelo el próximo año con las plumas bañadas por el haz del crepúsculo.

    Suerte; haberte podio escribir estos párrafos que probablemente los puedas leer antes de la hora bruja, que va estar engalanada con las doce uvas, campanadas de fiesta, serpentinas y matasuegras...
    Suerte; haber sentido la necesidad de visitarte para dejarte aromas de los lirios del valle con silabas de armonía y toques de aprecio, hasta el cercano día que volvamos a unir nuestras letras para disfrutar de su contenido...

    María del Carmen
    26/12/10

    ResponderEliminar
  28. El mundo queda fuera...

    Ya sabes, no te salves ;)

    Feliz día de San Esteban.

    Brindemos, anda.

    Que no está mal.

    ResponderEliminar
  29. Dos miradas distintas y encontradas:)) qué bueno!!
    Sí recibí mi regalo del amigo invisible, y me ha encantado:)))) los regalos había que subirlos entre el 25 y el 27; ha sido una iniciativa estupenda:)) un biquiñoooo:)))

    ResponderEliminar
  30. Encontradas, de encuentro, no de riña :)

    ResponderEliminar
  31. He buscado la web que me dices pero me sale un hotel o.O biquiñosss

    ResponderEliminar
  32. yo sé que soy un bicho raro para muchas cosas, una de ellas en mi relacion con Benedetti. No digo que no me gusta así de plano, pero no sé, tengo mis recelos con Don Mario

    despues de este prólogo debo sincerarme y reconocer que esto que transcribiste se sale de mis cánones y digo que es precioso, especialmente particular la visión de ella y de él sobre el mismo tema, como marcando bien las diferencias "hormonales(??)

    al final de cuentas volvemos siempre a lo mismo, ellos son tan sencillos, tan básicos (lo digo sin desprecio ni doble sentido) y nostras tan endiabladamente complicadas. Creo que esa es la mejor parte de una relacion, las diferencias...

    besitos Oliva

    ResponderEliminar
  33. Jeje el relato! He necesitado más de diez segundos para recordar con qué relato participo jeje :) ya estoy acostumbrada a no ganar pero bueno, una posibilidad la hay! Anímate a participar si tienes tiempo, a Nicaa le encantaría, seguro!! Y a mí, leer tu historia :)) un biquiñooooo:)))

    ResponderEliminar
  34. más aun entonces mi querida, mucho más si lo vemos desde el sexo que tienen dos esposos despues de varios años, yo te firmaría en un papel que el seguirá viviendolo relajadamente y sin complicaciones, hasta como dice el párrafo, sin culpa si no siente un huracán en ese momento y ella seguirá persiguiendo el punto sublime y buscando un terremoto que le sacuda el alma

    ResponderEliminar
  35. Pronunciada una vez la frase 'qué más da' ya no hay solución.

    ResponderEliminar
  36. Feliz, feliz, feliz, Navidad!!!!

    Buenísima la idea de leer en estas fechas al genial Mario


    Besitos

    ResponderEliminar
  37. Querida Oliva, pasé a saludarte y desearte lindas fiestas, buen año y bendicones. Lamento no haber venido con tiempo suficiente para poder leer tu entrada, pero que sepas, que aunque esporádicas mis visitas, presente te tengo.

    Un abrazo fuerte,

    Andri

    ResponderEliminar
  38. No he entendido bien el rollo extraño de esa pareja...¿la rutina, lo repetitivo? Todo acto deja de ser virgen en le momento que se ha realizado...ante mis dudas, me quedo con Benedetti

    ResponderEliminar
  39. Oliva he leído el comentario que le has dejado a Norma en su blog, aclarar que quizá nosotras estemos "como en una película" porque no llevamos más que 10 meses casadas. Cuando pasen más años los sentimientos serán distintos, seguro, ya lo viví en mi primer matrimonio que duró 13 años y fue feliz y respetuoso pero en el que ninguno cuidó el amor y todo se dio por entendido. Un error craso.
    Espero que mi comentario no te molestara, no era una critica, sino una opinión.
    Besos wapa.

    ResponderEliminar
  40. ¡Tu humildad te engrandece amiga! Lo que más me ha gusta de ti, desde el principio, es tu capacidad de debatir sin molestarte, de sentirme libre de dar mi opinión en tu blog y siempre, siempre, sé que no te vas a enfadar.
    Hay pocas como tú wapa.
    Besos.

    ResponderEliminar
  41. Es capaz e mantener esa llama tantos años, lo pondría en un altar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  42. Oliva...ja,ja,ja...no te creas que cuando discutimos eso si parece una peli...pero de terror...
    Saludos maja y feliz salida de año y entrada del nuevo, que salir bien parada también es importante.

    ResponderEliminar
  43. Dieciseis años despues... si se es capaz de mirar de soslayo la desnudez, es porque no se ha perdido la capacidad de descubrir al otro, cada dia, cada vez, desde los sentidos externos hasta los internos...

    Besos

    ResponderEliminar
  44. En el amor como en tantas otras cosas, darlo todo equivale a quedarse vacío, y por tanto a perderlo todo, siempre tiene que quedar algo por lo que suspirar, siempre ha de quedar la posibilidad de sorprender a la persona amada, que siempre piense que no te conoce completamente. El fuego se apaga cuando se deja de echar leña.

    Besos Lemaki.

    ResponderEliminar
  45. ¡Como me ha llegado hoy tu texto, Oliva! He comprendido la rutina, el reconocimiento, y el cariño latente que no cesa. Me ha parecido tierno y triste al mismo tiempo.
    Biquiños,

    ResponderEliminar
  46. Siempre me gustó muchísimo Benedetti, pero no conocía este texto.
    Que bonito, verdad? Es fantástico y sin duda me lleva a la reflexión. Gracias por colgar esta joya :)

    Un abrazo cielo :)

    ResponderEliminar
  47. Es bonita esa sensación de tenerlo todo entre las sábanas y que allá se apañen los de fuera.

    Besos.

    ResponderEliminar
  48. Hola Olivia,
    a mi me ha quedado un gustito de resignación en tu versión...
    Con mis mejores deseos para 2011 un abrazo.

    ResponderEliminar