martes, 11 de enero de 2011

Vocablos




Carecía de antecedentes penales, por tanto, no le resultó complicado conseguir la licencia de taxi. Así se inició en esa nueva faena. Con solo dos o tres mañanas de aprendizaje, lo necesario para adquirir el funcionamiento del taxímetro, los suplementos, las tarifas y poco más, comenzó su andadura por las calles. Y aquella tarde, cuando el pasajero número doce de la lista total de clientes entró en su coche, percibió un olor a tierra mojada, invitando a descalzarse recorriendo toda la arboleda enredándose en las raíces. El usuario pidió que le llevara a una determinada avenida con un número concreto.

Mientras pasaban y se detenían en algunos semáforos y esperaban en otros pasos de peatones, observó sus ojos a través del espejo retrovisor. Después de mucho pensarlo, se atrevió a dirigirle algunas palabras. Un ligero picor aportó una inusual agitación en su lengua, dando una extraordinaria fluidez a su conversación. Se descubrió términos que ella no utilizaba habitualmente, otras palabras charlaban por ella, como si no se reconociera en aquel parloteo. ¿Qué probabilidad tenía él de acabar en aquel taxi? Las mismas que ella de emplear un lenguaje desacostumbrado. Se dedicaron idénticas sonrisas, ninguno se cansó del gesto del otro.

Nadie se había cansado nunca de sonrisas así, de esas sonrisas de reconocimiento que a la vez fingen no reconocer al otro, para seguir el juego, para mantener vivo el interés de la historia a medida que transcurren los acontecimientos. "Como una canción en la radio. La canción perfecta para la ocasión, golpeando en nuestros oídos entre la barahúnda de canciones que suenan por ahí. Podría llegar el fin del mundo y nosotros seguir esperándola, una simple canción en la radio, pero luego un día, de pronto, damos a una tecla y ahí la tenemos sonando, y todo el tráfico del mundo deja de tener importancia".




Cuánto rumor innecesario para una vida tan pequeña, dicen como quien deja demasiados rastros tras de sí. No es bueno, sin embargo, atender a las voces de quienes exaltan el color del cielo queriendo confundir su terror con el mío.
Las últimas palabras que no pronuncié fueron tu nombre, aunque me refería a un alba luminosa. Mírame, no temas: no diré nunca nada de tu vida.

Jenaro Talens

46 comentarios:

  1. Jenaro Talens fue mi profe de retórica y guardo unos recuerdos suyos que vaya, vaya :) Me alegra relerlo aquí.
    Y en los taxis creo haber vivido experiencias tan inolvidables como esas canciones que mencionas y que te arrastran la sonrisa hasta casa haciéndote olvidar el mundo entero.
    Besos, Oliva.

    ResponderEliminar
  2. Pues solamente puedo pensar que ya no recuerdo cuándo pedí un taxi.

    ResponderEliminar
  3. Solía pedir taxis cuando iba a la casa del Amor de Mi Vida. Pena.

    Si pudiera elegir cuáles van a ser mis últimas palabras... uf... No sé... El epitafio lo tenía elegido, aunque no era una certeza... Umm... Depende. Si me muero con público, y me muero mañana, posiblemente sí. La última palabra sería su nombre.

    Ay, que me pongo romántica.

    ResponderEliminar
  4. Me quedo con la canción, la complicidad, las sonrisas..., me quedo con la magia sin palabras.
    A veces, no hacen ni falta.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  5. Si nuestra vida es un viaje conseguir compañero en un taxi es muy apropiado, pero conseguir una mirada de esas que describes se convierte en un milagro.
    Leerte nuevamente es uno de los placeres de mi casa con la luz de la candela de la chimenea y el brillo de tus palabras.
    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Tienes unos blogs, muy buenos...que bien que te he encontrado!!

    ResponderEliminar
  7. Esplendoroso, mágico relato. Y con ese broche de Jenaro Talens, tan joyita como las que acostumbras a encontrar.

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado ese cruce de sonrisas, con fondo de una canción que se escuchó siempre...

    Besos abisales

    ResponderEliminar
  9. Qué relato tan bello! Un placer leerlo

    ResponderEliminar
  10. Que maravilla...un viaje en taxi como espectador...una canción...un momento casi íntimo :)

    Besote linda

    ResponderEliminar
  11. Incluyes todos los ingredientes que me mantienen pegada a una lectura.
    Me suele gustar hablar con los taxistas :)

    abrazos

    ResponderEliminar
  12. Buen relato. Yo tengo un taxista que me lleva y me trae al gimnasio. Es de todos los días. Quizás dentro del taxi no pase nada, pero mis experiencias de acontecimientos visto afuera, sí. Unos han sido fuertes.

    Un beso Oliva. Excelente relato.

    ResponderEliminar
  13. Es lo que tiene la profesión, que te encuentras con cada uno...

    ResponderEliminar
  14. Hoy, se me ha dibujado una sinrisa de esas, que no se olvidan, ni cansan...
    En esos raros momentos en que aparece lo mejor de cada uno, y ese mejor habla, canta o mira... es posible no reconocernos, pero si, a quien nos dirigimos nos reconoce... y sabe que ese que esta ahi, es el que se esconde tras la mascara de cada dia. Ese es el real.

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Hace mucho que no tomo un taxi,pero siempre doy rienda suelta a la palabra.
    Me gustó tu relato.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Ufff...tremenda la elección de las últimas palabras...tal vez como el poeta...fueran éstas..."perdón"...

    Un abrazo.

    Arwen

    ResponderEliminar
  17. ¡Que bueno! Trabajé varios años en el taxi y nunca tuve sensaciones similares, aunque me sucedieron casos muy majos y otros pésimos, de todas formas deambular entre el tráfico de una grán ciudad no s nada agradable.
    Un beso

    ResponderEliminar
  18. una canción en la radio que siento que estaba ahí para mí, hoy.
    Como esa sonrisa de reconocimiento, esa mirada comunicadora.
    En la fila de las miradas anónimas, en la fachada de las sonrisas mudas.
    De pronto, una está dirigida a mi, como una carta [incluído su código postal]

    ResponderEliminar
  19. Tal vez lo interpreto equivocada; pero yo siento el relato como la sorpresa de encontrar alguien interesante, una luz en el horizonte antes del final. Antes de que llegue el término de sus existencias, porque la taxita no tenía ningún tipo de experiencia, era novata.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Algún escalofrío se me pegó en la espalda, sintiendo una mirada ahí atrás...

    ResponderEliminar
  21. no es frecuente diría, pero cada tanto ocurre que un total desconocido te cambia el humor con una simple sonrisa, esa misma que te encontrás devolviendo en forma automática al principio pero que despues, un flash dentro de tu cabeza, te hace entender que nada es casual. Porque ese día y a esa hora te estaba haciendo falta sonreir

    lindo, muy lindo
    te dejo un beso

    ResponderEliminar
  22. Hola amig@ el saludo de este fin de semana lo he dejado en el blog Mis caricias del alma para todos los que me acompañais asiduamente, con un presente que preside la entrada, espero te guste.

    Ha sido adornado con la caricia de mis pupilas, la que te acerco al dejarte estas letras.

    TQ.

    Marí

    ResponderEliminar
  23. "... ninguno se cansó del gesto del otro."

    ¡Qué bonito eso! Sentir lo imprescindible de ciertos detalles.

    :)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  24. Que buen texto.

    yo tuve un "remisse", durante un tiempo.

    Es otro mundo. Pasan cosas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Yo suelo ir en taxi por cuestiones laborales. Y me he encontrado de todo; profesionales muy amables, simpáticos y honrados, pero también me he encontrado con pésimos conductores, listillos y algún que otro conductor bajo los efectos del alcohol. Hay de todo.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  26. hola oliva tanto tiempo, como estas?
    me voy a poner al dia con tu blog
    BESO

    ResponderEliminar
  27. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  28. Hum! Los espejos retrovisores siempre testigos de las sonrisillas (complices o no) entre conductor y pasajero. ¿cuantas cosas podrían contarnos?

    Besos.

    ResponderEliminar
  29. Creo que las posibilidades de subirse a un determinado taxi, va en función del sitio donde lo cojas, no es igual tomarlo en Madrid que en Don Benito. Igual pasa con las sonrisas y la locuacidad. Hay ojos que invitan a sonreír, que dan confianza para hablar, al igual que otros nos retraen. Si además, de antemano se predispone favorablemente el ánimo, como en esta ocasión, "percibió un olor a tierra mojada, invitando…" es muy natural esa complicidad entre los dos.
    Me gustó.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  30. A veces sobran las palabras, eso suele ser una buena señal.

    ResponderEliminar
  31. Sí, alguna vez me he sentido así y es una experiencia grata y extraña a la vez, como si vivieras una situación irreal.
    Besos Oliva.

    ResponderEliminar
  32. No suelo coger el taxi casi nunca, pero normalmente soy muy sociable y entablo conversaciones de la nada y sobre nada, es un don que tengo, me dicen por ahí. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Vuelvo a redactar el comentario, por los errores que tenia. Perdona mi torpeza, es lo que pasa cuando no compruebo el texto antes de pulsar, intro.
    Hay momentos que no queremos que acaben nunca, como los que paso en tu blog. Un abrazo.
    P.D. Gracias por la amabilidad de pasarte por mi blog y comentar sobre mi comentario. Ha sido una grata sorpresa y un preciado detalle.

    ResponderEliminar
  34. Un leve gesto visual que sirve de imán para dos personas en el reducido espacio de un taxi da como resultado un encuentro tierno e íntimo, como el poema que lo acompaña.

    Te miro y sonrió. Menos mal que esto no es un taxi :)

    Un beso, guapetona.

    ResponderEliminar
  35. Yo quisiera ser taxista, como forma reivindicativa de la comunicación fácil. Deberían enseñar en las escuelas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  36. El amor es siempre un milagro que no distingue tiempos ni lugares, sucede, ocurre imprevistamente y arrasa con todo, casi casi como la emoción que produce una canción en la radio.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  37. Interesante cómo el cambio de contexto nos cambia a nosotr@s mism@s. Sobre todo el lenguaje, es simptomático.
    Me ha gustado tu relato.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  38. Me encanta asomarme a este rincon pasar los minutos contigo. Gracias

    ResponderEliminar
  39. Un fin de semana más estoy por aquí. Navegando entre tus cosillas. Genial.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  40. Un taxi puede ser un pequeño recinto muy provocativo

    ResponderEliminar
  41. Sin duda una feliz coincidencia.
    Esas cosas a veces ocurren.
    Si.

    Besos.

    ResponderEliminar
  42. que buen relato , me ha encantado, a veces desde el reflejo se suceden cosas que en la mente se viven a concho y en un taxi, pues con mayor razón:)

    aunque uso el bus y el metro para movilizarme, viajar en taxi es algo que siempre provoca historias y canciones;)

    Besitos de luz y mil gracias por las energías, de a poco retomando este andar bloggero:)

    ResponderEliminar
  43. que extrañas son siempre las sensaciones que se producen cuando entablamos conversación con un desconocido, sea en taxi o en un ascensor.

    biquiños

    ResponderEliminar
  44. Es verdad lo del cosquilleo en el alma, cuando deseamos dirigirnos a alguien que presentimos especial o tenemos la sensación de que podría formar parte de nuestra vida. Aunque esta permanencia sea de minutos, días o más duradera aún...

    Bonito post! Me ha encantado venir a visitarte, Lemaki!

    ResponderEliminar